Porto de Galinhas, un tesoro por descubrir en el nordeste de Brasil

1024 576
Travel2Latam
Travel2Latam
http://es.travel2latam.com/nota/53539-porto-de-galinhas-un-tesoro-por-descubrir-en-el-nordeste-de-brasil
Porto de Galinhas, un tesoro por descubrir en el nordeste de Brasil
Jue 28 de febrero de 2019

El destino ubicado en el estado de Pernambuco ofrece playas bellas, turismo aventura, arte y gastronomía de primer nivel


La región de Porto de Galinhas se ubica a 60 kilómetros al sur del centro de Recife y a 50 km del Aeropuerto Internacional Dos Guararpes. Surge de una villa de pescadores y cuenta con más de​ 18km de playas de arenas claras y aguas esmeralda, alejadas del barullo de la ciudad. Además posee una infraestructura hotelera de nivel internacional y una gastronomía diversa. Por otro lado tiene varios ingenios azucareros para interesados en actividades industriales. 
En la actualidad, se consolida como uno de los destinos más atractivos y ofrece amplias opciones de hospedaje, gastronomía, comercio y entretenimiento durante el día y la noche.
En sólo una semana se puede recorrer no sólo Porto de Galinhas, sino también otros destinos cercanos como Praia dos Carneiros y Maragogi (Alagoas). A continuación compartimos con ustedes los atractivos más destacados a la hora de organizar un tour por la región.

Pase de Buggi
Una de las excursiones más solicitadas es la excursión Ponta a Ponta que recorre Porto de Galinhas. Se empieza por Muro Alto, se sigue por Cupe, playas del centro, Maracaípe y termina en el Pontal de Maracaípe.  

Piscinas de agua natural de Porto de Galinhas
Se encuentran en la playa central  y son el ejemplo mas claro del porque esta playa es elegida desde el ano 2001 como la mejor playa de Brasil. Se forman por la posición del mar y del gran recife que esta frente a sus costas de aproximadamente 700 mts. Dentro de este espacio se da lugar a hoyos o “piscinas” en las cuales es posible ingresar (teniendo presente el horario de las mareas) y nadar rodeado de miles de peces.
Para quienes no tengan la suerte de estar muchos días deseen conocer las piscinas naturales de Porto de Galinhas deberán tener en cuenta algunos datos importantes: aprender como funcionan las mareas y la tabla de mareas ya que quien llegue a estas playas durante marea alta no encontrara nada especial ya que el gran recife estará cubierto de agua y es imposible de ver. Por otro lado, para ingresar a las piscinas deberán esperar que la marea suba como mínimo a un metro de altura. Además solo es posible pisar el recife en las partes indicadas por cuerdas o por gente que cuida de ellas. Los arrecifes están cubiertos de corales muy sensibles los cuales debemos cuidar entre todos. Hay dos piscinas habilitadas y controladas para visitantes. En ambas se torna casi imposible poder moverse debido a la gran cantidad de peces que nadan a su alrededor.

Paseo por la Vila de Porto de Galinhas
El centro de Porto de Galinhas ofrece una diversa experiencia de gastronomía y entretenimiento durante todo el día. Miles de turistas que visitan el destino pueden disfrutar de un paseo que es parada obligada para los visitantes. La gastronomía es de primer nivel y se destacan los sabores locales que se pueden apreciar en afamados restaurantes como Peixe na Tela y La Creperie.  En la Vila también se pueden visitar proyectos ecológicos que marcan gran parte del compromiso por el destino con el medioambiente. Tal es el caso de Proyecto Hipocampus y Eco Asociados. 

Muro Alto
La Playa Muro Alto es quizás su mayor exponente de Porto de Galinhas, a unos 10 kilómetros al norte del centro de la ciudad está ubicada esta paradisíaca playa que recibe su nombre debido a un arrecife de gran altura que genera una piscina natural de un tamaño increíble. La perspectiva que se obtiene del mar ingresando por medio de los corales es simplemente paradisíaca, parece una cascada que surge del mar haciendo que parezca un paisaje surrealista. Tiene unos dos kilómetros y medios de extensión donde se forman riscos de arenas que pueden alcanzar hasta tres metros de altura y es lo que construyen esta especie de paredón frente al mar. Junto con los arrecifes forman entonces piletas naturales de agua cristalina y tibias, donde se pueden ver ciento de peces de colores y uno puede disfrutar desde la tranquilidad de tomar un baño hasta practicar jet ski.

Jangada en Maracaipe 
Ubicado a sólo media hora a pie o 5 minutos en un buggy el Pontal ofrece una experiencia única para quien decide conocerlo. Ideal para visitar en familia o en pareja, este increíble lugar le ofrecerá la posibilidad de ver de cerca los Caballitos de Mar que viven en el manglar. Es un ecosistema con una flora y fauna muy diferente a la de la región marina. Es por eso que esta zona se vuelve única al ser la unión entre el río y el mar. El agua salada que viene del mar “invade” los dominios del río cuando la marea se encuentra alta. El ambiente del manglar o “mangue” es de una calma única, un silencio muy reconfortante. Sólo oirá el rumor de la tranquila corriente del río que irá a desembocar en un plácido mar.
Visitando el Manglar no sólo podrán verse los caballitos de mar sino también pequeños y medianos cangrejos. Estos inofensivos y simpáticos amigos se pasean libremente por las playas del Pontal de Maracaipe llamando la atención de los visitantes.
Una de las mejores formas de visitar el Pontal de Maracaipe y atravesar el manglar, es alquilando una Jangada. Una Jangada es una pequeña embarcación con las características de una balsa de madera guiada por un Jangadero (conductor) que maniobra la misma con un gran remo en la parte trasera de la pequeña embarcación.
Durante el paseo el Jangadero (conductor de la jangada y guía) buscará por usted los caballitos marinos que podrá sostener dentro de algún recipiente en sus propias manos y tomarse algunas fotos con este pequeño animal. El paseo dura una media hora, suficiente para poder ver unos cuantos caballos de mar. Luego, si lo desea, podrá permanecer en las tranquilas playas del Pontal, tanto en la parte donde corre el río o si gusta más de las olas, cerca a la costa marina. El Pontal de Maracaipe ofrece increíbles paisajes, aguas cálidas, tranquilidad, naturaleza y una fauna muy diferente a lo conocido. Además, allí encontrará una serie de ofertas gastronómicas en los pequeños restaurantes de la zona como también la posibilidad de beber una caipirinha o agua de coco en la orilla de la playa. Una vez que el sol se esconda podrá regresar a su hospedaje en Porto de Galinhas para más tarde disfrutar de una cena en los restaurantes locales donde no faltará música en vivo y mucha diversión. Allí también se puede hacer un pausa y disfrutar de exquisitos platos en Joao Restaurante y relajarse en playas de Maracaipe, un verdadero paraíso surfer del nordeste brasileño.

Visita al Atelie de Gilberto Carcará
Si hay algo que también distingue a Porto de Galinhas son las simpáticas Galinhas que se pueden apreciar a cada paso en el destino. El gran responsable del proyecto es Carcará. Visitamos su estudio / residencia y compartimos momentos agradables conversando sobre el origen de las gallinas construidas por él y hoy consideradas íconos de este importante destino del nordeste brasileño.

Visita a Praia dos Carneiros
A aproximadamente 5 km del municipio de Tamandaré, cocoteros y arena blanca rodean toda la extensión de la encantadora playa. Su paisaje aún es modelado por el estuario del Río Formoso y por paredes de arrecifes que se convierten en piscinas naturales en la marea baja. Con mar plácido y agua templada y limpia, la atmósfera de la Praia dos Carneiros es de pura tranquilidad, ideal para un relajante baño de mar y un día de recreación con la familia. Este lugar aún conserva características salvajes, pero cuenta con una buena estructura con restaurantes que ofrecen opciones sabrosas de comidas y bebidas.
En la playa hay una encantadora construcción del siglo XVIII en la arena, que es frecuentemente bañada por el contacto suave de las ondas. La Iglesia de São Benedito, o Igrejinha dos Carneiros, tiene una arquitectura simple, pero es un encanto adicional en este pequeño paraíso.
Este paraíso se puede apreciar con una catamarán que parte del parador Bora Bora, un sitio que además de excelente gastronomía ofrece amplia estructura de entretenimiento y relax. 

Visita a Maragogi​
Maragogi es una ciudad con unos 30 mil habitantes que se encuentra entre Maceió y Recife. Es un área de protección del medio ambiente brasileño y se convirtió en el segundo destino más visitado en Alagoas. El éxito se debe sobre todo a sus aguas. Aunque miles de Palmas de coco, la tranquilidad y la cocina con muchos pescados y mariscos son razones suficientes para cautivar a las personas de diferentes partes del mundo, es debido a las aguas cristalinas y corales que forman piscinas naturales en un lugar en que los turistas quedan extasiados. Cuando la marea desciende hay que estar preparado: es el mejor momento para disfrutar del mar. Es en el período de marea baja que las piscinas naturales pueden observarse mejor y, con la luz del sol fuerte, incluso más transparentes. En las piscinas hay peces y corales que dan vida a un mundo submarino de color y encanto. Sólo caminar hacia el mar, así que es fácil observar varios peces.
En tierra durante la marea baja también es muy agradable. Se forman los bancos de arena que permiten acceder a las playas y piscinas y ganan una buena larga franja de arena, marcada por el movimiento del mar. Las playas de Maragogi, cuando se utiliza en el período correcto, son ideales para aquellos que disfrutan de un digno mar de las aguas del Caribe y con una tranquilidad fuera de serie. Paseos en buggies, excursiones en barco, playas desiertas, tranquilidad y una cocina deliciosa como la que ofrece Pontal de Maragogi, uno de los mejores paradores del nordeste brasileño. 

Visita a Recife
Quienes visiten Pernambuco no pueden dejar de visitar Recife, la Venezia brasileña y Olinda. declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las dos ciudades están llenas de cultura y de historias que contar.
Recife se deleita de la coexistencia pacífica entre la arquitectura moderna y antigua. Entre muchas atracciones se pueden visitar las hermosas playas de Boa Viagem, el casco antiguo donde se encuentra la Zona Cero, el Parque de Esculturas de Francisco Brennand, la primera sinagoga de América  y dos atractivos culturales como el Museu Cais do Sertão y el Paço do Frevo. 
Al llegar a Olinda, la primera capital de Pernambuco, hay muchas colinas y calles estrechas, animados por las antiguas casas de colores, iglesias centenarias como el Monasterio de San Benito, la Catedral y la Misericordia, talleres artesanos, artistas y encantadora vista del mirador Alto da Sé mientras disfruta de un coco tradicional y deliciosa tapioca y queso.
Para culminar el tour no hay mejor cierre que navegar la ciudad en un catamarán que ofrece un recorrido histórico e increíbles paisajes de la ciudad.
 

visitas

¿Te ha gustado la nota? ¡Compártela!

Tendencias
que estan leyendo nuestros usuarios en este momento

Puedes seguir leyendo...