La recuperación y el desafío de no repetir errores

1024 576
Travel2Latam
Travel2Latam
https://es.travel2latam.com/nota/63142-la-recuperacion-y-el-desafio-de-no-repetir-errores
La recuperación y el desafío de no repetir errores
Mié 07 de octubre de 2020

Los estados trabajan junto al sector privado contra reloj para evitar implementar medidas que han dañado severamente el mercado


Si bien muchos países de América están logrando contener la pandemia, es un hecho que mercados emisores fuertes están viviendo una segunda ola y sus estados estudian como implementar medidas que no generen daños colaterales que han puesto al mercado de viajes y turismo al borde del colapso.
Durante las últimas semanas diferentes organización y asociaciones continúan presionando para que se realicen pruebas sistemáticas para COVID-19 antes de la partida de los viajes como garantía que la industria no es responsable de la expansión de contagios. Eso debería dar a los gobiernos la confianza para reabrir las fronteras y apoyar la reactivación.
Sin más margen, los estados, las autoridades sanitarias, la OMS y las empresas privadas saben que aún están a tiempo de cambiar el rumbo e ir recuperando nuevamente un sector virtuoso.
La crisis es cada vez más larga y profunda de lo que nadie podría haber imaginado y los meses venideros son tradicionalmente los más débiles.
Zurab Pololikashvili, Secretario General de la OMT ha sido uno de los funcionario más activos durante largos meses de parate y cada vez se muestra más firme en sus intenciones de reabrir el mercado para que opere en la nueva normalidad. El día de ayer afirmó: "El turismo es un motor importante de la economía mundial y representa el 7% del comercio internacional.  Genera directa o indirectamente uno de cada diez puestos de trabajo nivel global".
"La crisis del COVID-19 ha devastado la economía del turismo, con efectos sin precedentes en el empleo y las empresas. Fue uno de los primeros sectores en verse profundamente afectado por las medidas de contención de COVID-19, y con las restricciones de viaje en curso y la recesión global que se avecina, también corre el riesgo de estar entre los últimos en recuperarse. Se requiere una acción fuerte y coordinada para salvar millones de medios de vida".
"Con una disminución del 60-80% en el turismo internacional prevista para 2020 y una caída de entre 910 mil millones de dólares y 1,2 billones de dólares en exportaciones, hoy más de 100 millones de empleos turísticos directos están en riesgo. Aparte de este impacto directo, la economía del turismo también está vinculada a muchos otros sectores, incluidos la construcción, la agroalimentación, los servicios de distribución y el transporte, todos los cuales exacerban la magnitud del impacto".
"El COVID-19 ha revelado la importancia macroeconómica del turismo en la mayoría de las economías de la OCDE y del G20. Muchas empresas de todo el sector luchan por sobrevivir, con un efecto desproporcionado en las mujeres, los jóvenes, las comunidades rurales, los pueblos indígenas y los trabajadores informales, grupos que tienen más probabilidades de trabajar en micro o pequeñas empresas turísticas. Esta crisis también está creando dificultades aún mayores para las economías de bajos ingresos y en desarrollo, y sus comunidades locales, que dependen desproporcionadamente del turismo y, por lo tanto, enfrentan un grave riesgo de mayor pobreza".
"La crisis actual también ha dejado al descubierto brechas en la preparación y la capacidad de respuesta del gobierno y la industria. Se necesitan con urgencia medidas políticas a nivel nacional e internacional, así como una mayor coordinación a través de los sectores y fronteras, para restaurar la confianza de los viajeros y las empresas, estimular la demanda y acelerar la recuperación del turismo".
"Convertir la crisis en oportunidad: trabajar por un sector turístico más sostenible, inclusivo y resiliente
Esta crisis es una oportunidad para repensar el desarrollo turístico. La recuperación debe implicar transformar el sector, reinventar los destinos y negocios turísticos, reconstruir el ecosistema turístico e innovar e invertir en turismo sostenible".
"En esencia, el turismo se trata de experiencias, incluidos los sabores de la comida local, la exploración de los paisajes locales y los lugares de interés histórico. Pero se trata principalmente de personas, ya sean guías locales, operadores de alojamiento u otros proveedores de servicios que hacen que su viaje sea especial o lo ayuden a hacer negocios y llegar a los mercados internacionales. Como tal, nuestra respuesta colectiva debe anteponer a las personas y cumplir el compromiso de no dejar a nadie atrás. Esta crisis debería ser una oportunidad para garantizar una distribución más justa de los beneficios del turismo y avanzar en la transición hacia una economía turística neutra en carbono y más resistente".

IATA por su parte pidió ayer a los gobiernos que apoyen a la industria durante la próxima temporada de invierno boreal con medidas de alivio adicionales, incluida la ayuda financiera que no agregue más deuda al balance general ya altamente endeudado de la industria. Hasta la fecha, los gobiernos de todo el mundo han proporcionado $ 160 mil millones en apoyo, que incluyen ayuda directa, subsidios salariales, desgravaciones fiscales corporativas y desgravaciones fiscales específicas de la industria, incluidos los impuestos al combustible.
“Estamos agradecidos por este apoyo, que tiene como objetivo garantizar que la industria del transporte aéreo siga siendo viable y esté lista para reconectar las economías y respaldar millones de empleos en viajes y turismo. Pero la crisis es más profunda y más larga de lo que cualquiera de nosotros podría haber imaginado. Y los programas de apoyo iniciales se están agotando. Hoy debemos volver a tocar la campana de alarma. Si estos programas de apoyo no se reemplazan o amplían, las consecuencias para una industria que ya se encuentra en dificultades serán nefastas ”, dijo Alexandre de Juniac, Director General y CEO de IATA.
“Históricamente, el efectivo generado durante la temporada alta de verano ayuda a apoyar a las aerolíneas durante los meses de invierno más magros. Lamentablemente, la desastrosa primavera y el verano de este año no proporcionaron un colchón. De hecho, las aerolíneas gastaron dinero en efectivo durante todo el período. Y sin un calendario para que los gobiernos reabran las fronteras sin cuarentenas que acaben con los viajes, no podemos confiar en un rebote de la temporada navideña de fin de año para proporcionar un poco de dinero extra para ayudarnos hasta la primavera ”, dijo de Juniac.
IATA estima que a pesar de recortar los costos un poco más del 50% durante el segundo trimestre, la industria pasó por $ 51 mil millones en efectivo, ya que los ingresos cayeron casi un 80% en comparación con el período del año anterior. La fuga de efectivo continuó durante los meses de verano, y se espera que las aerolíneas gasten $ 77 mil millones adicionales de su efectivo durante la segunda mitad de este año y otros $ 60-70 mil millones en 2021. No se espera que la industria se convierta en efectivo hasta 2022 .
Las aerolíneas han tomado amplias medidas de autoayuda para reducir costos. Esto incluye estacionar miles de aeronaves, cortar rutas y cualquier gasto no crítico y licencia y despedir a cientos de miles de empleados experimentados y dedicados.
“Se necesita el apoyo del gobierno para todo el sector. El impacto se ha extendido a toda la cadena de valor de los viajes, incluidos nuestros socios de infraestructura aeroportuaria y de navegación aérea, que dependen de los niveles de tráfico anteriores a la crisis para mantener sus operaciones. Los aumentos en las tarifas de los usuarios del sistema para compensar la brecha sería el comienzo de un círculo vicioso e implacable de nuevas presiones de costos y reducciones. Eso prolongará la crisis para el 10% de la actividad económica mundial que está vinculada a los viajes y el turismo ”, dijo de Juniac.

visitas

¿Te ha gustado la nota? ¡Compártela!

Tendencias
que estan leyendo nuestros usuarios en este momento

Puedes seguir leyendo...